© Copyright  -  www.povi.cl
Archivo 1999
Imagen 1. 21 de enero.  Vista panorámica del cráter central desde SW a NE.
Imagen compuesta del cráter interior. De izquierda a derecha se aprecian diferentes terrazas. Las dos primeras terrazas datan de la erupción de 1984 y sobre una de ellas se aprecian restos de nieve alternados con depósitos piroclásticos. En el centro del cráter destaca una tercera terraza que se formó en abril y mayo de 1998, cuando varios reflujos de lava cubrieron el fondo del cráter. Foto © Dr. Jürg Alean (Stromboli On-line).
Integrantes del P.O.V.I. confirmaron la reaparición del resplandor incandescente característico sobre la cima durante la madrugada del 5 de febrero, señalando el inicio de un nuevo ciclo anual de actividad magmática. Una comparación entre las fechas de ascensos de la columna inmediatamente anteriores, revela que el ascenso actual se manifestó 21 días antes que el ascenso de 1998 y 25 días antes que el de 1997.
El día 21 de febrero, aproximadamente a las 13 hora local, se advirtieron varias exhalaciones menores de gases y ceniza.

Se observó incandescencia sobre la cima los días 10, 29 y 31 de marzo, con una intensidad débil y una frecuencia explosiva entre 15 y 20 segundos. Se presume que la columna basáltica aún no alcanza su nivel de equilibrio hidrostático en el fondo del cráter.

El 29 de marzo, aproximadamente a las 22:00 hora local, se advirtió una emisión aislada de piroclastos incandescentes con proyección vertical (fuente de lava) y de corta duración. El 31 de marzo, aproximadamente a las 21:00 hora local, se repitió el mismo fenómeno. Ambos episodios tendrían su origen en la obturación parcial del conducto emisor y no en un incremento temporal en la energía explosiva, tal como se documentó, por ejemplo, en mayo de 1997.

El sismo del 27 de marzo, 08:13 hora local, fue catalogado como tectónico y por lo tanto no guarda relación con el volcanismo del Villarrica (Fuente: DGF, U. de Chile).

El andinista J.E. Floody observó el 17 de abril abundante emisión de gases, fuertes señales acústicas intermitentes de desgasificación desde la profundidad del cráter y la extrusión explosiva de "chorros de lava a un ritmo muy discontinuo" (explosiones estrombolianas). En una oportunidad el material incandescente habría alcanzando el borde del cráter (Fuente: Prof. Claudio Villegas. Pucón).

Durante los días 3 y 17 de mayo se detectó un aumento notorio en la intensidad del resplandor incandescente proveniente del fondo del cráter. Durante la noche del día 3 de mayo, se manifestaron explosiones rítmicas de tipo estromboliano, con una intensidad de 4 en una escala del POVI de 0 a 5. Durante las últimas horas del día 17 de mayo, el fondo del cráter mostró un resplandor incandescente fuerte (4), aparentemente acompañado por la emisión de pequeñas bocanadas de cenizas.

El 19 de mayo, entre las 16 y 17 hora local, el volcán emitió bocanadas intermitentes de cenizas y gases.

Desde la madrugada del día 9 de junio y por espacio de varias horas, se observó exhalaciones de cenizas y gases. La nieve y el hielo sobre los flancos sumitales habría sido afectada en algunos sectores por una ligera precipitación de cenizas. Posterior a este evento, de probable origen freático (contacto agua-magma), el color de la fumarola se tornó normal.

El 31 de julio, aproximadamente a las 16 hora local, se observó pequeñas exhalación de gases con material particulado por espacio de aproximadamente una hora.

Los días 21, 22 y 23 de agosto se volvió a observar actividad magmática, finalizando de esta manera un período de pausa de casi 3 meses.

Durante la mañana del 10 de septiembre se observó exhalaciones de cenizas y gases intermitentes de baja altura e intensidad.

A mediados de septiembre un episodio freático de gran envergadura habría cubierto el flanco E del volcán (hacia Palguín) con un lóbulo de tefra de aproximadamente 5 Km². Los colaboradores del P.O.V.I. no observaron esta erupción que habría tenido lugar el 15 (?) de septiembre (El Mercurio, 16 de noviembre 1999). Los dos grandes acontecimientos explosivos anteriores, el 26 de septiembre de 1994 y 14 de septiembre de 1996, también ocurrieron en el mismo mes, coincidiendo con el inicio de la ablación del mayor volumen anual de nieve y hielo acumulado durante el invierno Austral.
Imagen 4. 21 de octubre 1999. Orificio incandescente en el centro del cráter, fotografiado con teleobjetivo. La lava en el interior presenta todavía una temperatura muy elevada. Nótese la reducida emisión de fumarolas. Foto © Christian Vasquez
>>  El Comportamiento Cronológico
Período 1985 en adelante



>>  Puntos de Calor MODIS
Seguimiento Satelital
Durante las primeras horas del 12 de octubre, se observó un breve incremento en la actividad magmática con respecto a los meses anteriores.

Al atardecer del 17 de octubre de 1999, se comenzó a notar un fuerte incremento en la actividad explosiva dentro del cráter. Junto a un resplandor incandescente de grado 5 (en una escala de 0 a 5) se observó una fuerte actividad eruptiva cíclica de tipo estromboliana, con una alta frecuencia de 1-2 segundos y eyección balística de piroclastos sobre los bordes cratéricos. Los ciclos de actividad estromboliana fueron irregulares y se prolongaron entre algunos minutos y una hora. Los períodos de pausa abarcaron entre 10 - 15 minutos aproximadamente. En algunas ocasiones las bombas se habrían fragmentado al impactar, formando pequeñas estrías de lava incandescente. Aparentemente el flanco superior S-W habría sido la zona más afectada por la caída de materiales. Este fenómeno no estuvo acompañado de señales acústicas. La noche del 18 al 19 de octubre había cesado toda actividad explosiva e incandescente.
  EVENTO CRÍTICO 

ASCENSO DE UN PEQUEÑO VOLUMEN DE MAGMA, SATURADO EN GASES, GENERA UNA ERUPCIÓN ESTROMBOLIANA, DE CORTA DURACIÓN, QUE AFECTA PRINCIPALMENTE LA CIMA DEL VOLCÁN.
Imagen 3. 20 de octubre, 13:30 horas. La flecha indica hacia un piolet como escala. Cenizas, lapilli, bombas y fragmentos de bombas escoriáceas de diferentes tamaños, expulsados entre el 17 y 18 de octubre, de cubren la nieve en la cima. Los fragmentos balísticos mayores en la imagen, tienen un diámetro estimado entre 60 y 80 cm. Foto © Sergio Caniullán. Gentileza Prof. Claudio Villegas.
Imagen 2. 20 de octubre, 13:30 horas. La imagen muestra el borde cratérico interior NW con los efectos de la erupción estromboliana del 17 y 18 de octubre. La capas de hielo y nieve (4) de 2 a 3 metros de espesor se encuentra cubierta por un manto cerrado de tefra (3) con espesores entre 30 y 50 cmts. Dos bombas escoriáceas (2) con un diámetro superior a 1 m., a unos 150 m. de la fuente emisora, evidencian una alta explosividad en su origen. Un andinistas (1) como escala. Foto © Sergio Caniullán. Gentileza Prof. Claudio Villegas.
       Inicio     Subvolcanismo     Prehistoria     Historia      1948-1984    1985-2017    Vídeos    Contacto